March 23, 2021 0 Comments Emociones

Control del Enojo

El enojo es una emoción básica, primaria y universal presente en todo los seres humanos. Aparece cuando el organismo percibe que no puede conseguir una meta o tiene dificultades para satisfacer una necesidad.

En el consultorio los pacientes definen como un patron de respuesta automática en el que sienten que pierden el control, esto les trae problemas en las relaciones interpersonales.

El objetivo de este post es enseñarles a usar técnicas que les ayude a demostrar la emoción del enojo sin agresión.

Técnicas:

PRIMER TECNICA: Relajación:

Fue probado empíricamente que relajarte facilita el aprendizaje de las otras habilidades.

El entrenamiento en relajación ayuda a que el pacien-
te incremente su percepción de autocontrol, reducien-
do el estrés y mejorando la valoración de autoeficacia sobre una variedad de situaciones que se presentan en
la vida diaria (Marlatt y Parks, 1982).
La relajación tiene como meta enseñar al paciente
a afrontar situaciones estresantes, entre las técnicas empleadas se encuentran: la respiración diafragmáti-
ca, relajación muscular progresiva y visualización, el objetivo es que el paciente domine estas técnicas en ambientes controlados para que después pueda generalizar esta estrategia a situaciones estresantes en la vida cotidiana (Kazdin, 1996; Nezu, Nezu y Lom-
bardo, 2006).

Las técnicas de relajación proveen autocontrol, en la medida que se aplica el procedimiento, deberá aplicar en la vida diaria las técnicas de relajación en el momento en que se active la emoción de enojo.

Respiración. Respirar profundamente, mantener
la respiración y después expulsar el aire lentamente
(repetir cinco veces).

Relajación muscular profunda. Consiste en la ten-
sión y relajación sucesiva de los músculos en una se-
cuencia ordenada.

Relajación sin tensión. Cerrar los ojos, recorrer su cuerpo, respirar tranquilamente para inducir un esta-
do de relajación.

Relajación en otras posiciones. Relajación estan-
do de pie, relajación mientras camina, relajación mientras se está acostado.

SEGUNDA TECNICA: Autoinstrucciones

Existe evidencia empírica que demuestra que el
empleo de autoinstrucciones es una estrategia eficaz para modificar conductas.

Nezu, Nezu y Lombardo (2006) expresan que cuando el paciente identifica los pensamientos automáticos negativos (con la guía del psicólogo), el paciente se encuentra en condiciones para aprender
a diseñar afirmaciones positivas que le permitan
guiar su comportamiento. Bajo esta estrategia se enseña al paciente a identificar situaciones probables de peligro para que se anticipe a afrontar la situación estresante de forma adaptativa, cerrando esta estrategia con autorreforzamiento a la conducta apropiada.

Deffenbacher (1988) proporciona algunas clases
de autoinstrucciones relevantes, específicamente para
la reducción de episodios de enojo con agresión, el
paciente puede emplear algunos de los siguientes
pasos para controlar su conducta:

Relajación. Mantener los pensamientos sin agre-
sión ayuda a relajarse, dando paliativos emocionales y centrando la atención en caminos no agresivos (p.
ej. “respira tranquilo”).


Control de la situación. El paciente debe percibir
que el conflicto es manejable (p. ej. “¡ok, esto no es
el fin, es sólo un problema que resolver!”).


Descomposición del problema. Cuando el enojo
es consecuencia de múltiples causas, se sugiere que el
paciente descomponga la situación en múltiples componentes (p. ej. “este problema puedo solucionarlo parte por parte”).

Planeación. El paciente puede planear la solución
del problema dándose autoinstrucciones (p. ej. “¿cómo puedo solucionarlo?, ¿qué necesito para solucionarlo?”), implementarlo (p. ej. “¿qué pasos debo seguir para solucionarlo?”), evaluarlo (p. ej. “¿cuál fue el
resultado de mi plan?, ¿qué consecuencias negativas
y positivas obtuve?”).

Perseverancia. Es necesario destacar que el pa-
ciente deberá conocer que no siempre las soluciones que plantea le darán buenos resultados, por lo que no debe desistir en encontrar la mejor solución (p. ej.“el problema no se solucionó, es mejor tratar de so-
lucionarlo cuando me encuentre más tranquilo”).

Control. Es necesario que cuando la persona iden-
tifica que “explota” con rapidez e intensidad cuando se siente enojado, se dé autoinstrucciones que le permitan darse cuenta de su conducta (p. ej. ¡Controláte! ¡Alto, no pierdas el control!).

Autorreforzamiento. La persona deberá identifi-
car las consecuencias que obtuvo al haber expresado enojo sin agresión, estas consecuencias deberán ser reforzadores si el paciente identifica las ganancias que obtuvo por su afrontamiento, dichas soluciones
brindan expectativas realistas y positivas acerca de su capacidad para resolver futuros conflictos.

TERCER TECNICA: Comunicación Asertiva

El objetivo es enseñar a los pacientes habilidades sociales para que puedan expresar la emoción de enojo con un comportamiento socialmente aceptable; creando así un clima de confianza en los ambientes en los que éstos se desarrollan cotidianamente.

Es probable que las personas que tienen episodios de enojo con agresión hayan aprendido a expresar sus emociones destructivamente y tienen dificultades para escuchar, sentir empatía o comunicar lo que piensan. Este tipo de entrenamiento le daría la posibilidad de ensayar comportamientos asertivos permitiendoles comunicarse mejor.

La comunicación asertiva para que la persona se dirija honestamente a otra, tomando en cuenta sus derechos y sentimientos. Expresando sentimientos negativos (enojo, tristeza) y tambien positivos (afecto, felicidad).

.

.

0

Share: